martes, 25 de noviembre de 2014

Publicaciones de Joselito en Acho















martes, 18 de noviembre de 2014

Joselito, Lidia y muerte de un toro manso

Joselito Arroyo Lidia y muerte de un toro manso dos vídeos:

http://youtu.be/HFazF88PdcM?list=PLdV0ipm2TBdxQWu0_IrBg5Bv0JSFNkclO

http://youtu.be/aGo629qznaU?list=PLdV0ipm2TBdxQWu0_IrBg5Bv0JSFNkclO




Ingresó en la Escuela de Tauromaquia y comenzó a brillar como novillero, destacando su aparición del 3 de julio de 1895, en un festival a beneficio de los damnificados por la erupción del volcán de Nevado del Ruiz (Colombia).

El 20 de abril de 1986, tomó la alternativa con Dámaso González de padrino, Paco Ojeda de testigo y ganado de Carlos Nuñez. Con 17 años, tuvo lugar su confirmación en Madrid. El 15 de mayo de 1987, fue cogido por un toro de Peñajara cuando estaba toreando de capote. Éste le provocó una grave cornada en el cuello que le rompió la clavícula.

Regresó a su ciudad el 22 de mayo del año siguiente para confirmar la alternativa a dos de sus compañeros de la Escuela, José Luis Bote y José Pedro Prados Martín el Fundi, cuando el cuarto toro se hace con su subalterno Antonio González el Campeño en una cogida terrible y gravísima por el cuello.

El 2 de mayo, durante la temporada de 1996, en corrida en solitario, realizó la gesta de cortar seis orejas de cuatro de sus enemigos y despachar a los seis de otros tantos estoconazos.

Gracias a Don Angel Guzman Calderon por el video.

lunes, 17 de noviembre de 2014

FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS 16 DE NOVIEMBRE DEL 2014.



CUARTA CORRIDA DE ABONO DE LA FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS 16 DE NOVIEMBRE DEL 2014.

Una tarde con mucha pena, sin  gloria, y vergonzosa.
Media plaza o muy poco más, y mucha desilusión.
El ganado colombiano de LAS VENTAS DEL ESPÍRITU SANTO, de César Rincón, muy bien presentado, con trapío, pero muy malo, definitivamente, el Espíritu Santo no estuvo con ellos,  y no permitió el lucimiento de los Espadas. Se revolvían rápido, y muy cortos en los pases.

FINITO DE CÓRDOBA.-
Que es de Córdoba, no hay duda, ahora, lo de Finito, no lo es tanto ya. Está poco placeado en los últimos años, después de una ausencia relativamente larga. Era un torero artista, clásico,  lidiador, y daba buenos y agradables espectáculos, pero la ausencia, y los años, lo han deslucido más que un poco, salvo que le toque en suerte un toro a su medida.
A sus toros, dos bichos a los que nada había que sacarles, trató de hacerles faena, pero sin éxito, y como siempre la espada es su punto flaco. Al 1° lo pasaporta con un metisaca, un pinchazo, y una entera que mató. Silencio. Al 2° que se quedaba corto, lo despacha de una entera, que mata, trasera, y algo atravesada. Algunas palmas, pero también algunos pitos.

MIGUEL ÁNGEL PERERA.-
Demostró Vergüenza Torera en sus dos toros. Fue el que estuvo mejor plantado en la arena, con voluntad de sobra, y lo más rescatable fueron esos redondos invertidos a su 1°, al que al final pinchó, y luego dejó una entera, y descabelló al 3er intento. En el 2° mostró mucha sapiencia taurina, logrando, igual que al 1°, sacarle el jugo, como a una naranja seca. Castiga para cuadrar, y mata de un buena estocada, entera, y el toro rueda sin puntilla. Palmas en ambos toros.
Estuvo en torero toda la tarde, inclusive, al poner en suerte a l 1er toro de Talavante en banderillas, y acertado en los quites a los subalternos. En la práctica sumió la responsabilidad de Director de Lidia, que le correspondía a Finito de Córdoba.

ALEJANDRO TALAVANTE.-
Enfrentó a dos bichos deslucidos en la embestida, pero nada hizo por hacer faena y agradar. No lidia. El bicho tarda en acudir a los engaños, y los pocos pases que tuvieron, de uno en uno, como a sus hermanos. Al 1° le envasa una casi entera, algo delantera, y descabella al 2° intento. Silencio. Al 2° (bis), de Achury Viejo, bajo de peso,  sin buenas intenciones lo pincha sin soltar, seguido de un pinchazo hondo, y descabella al 1er intento. Pitos.
Se cambió al 6° toro, sólo porque el público así lo pidió. El toro estaba bien presentado, no acudía los engaños, pero esa es labor del matador o sus subalternos, y no la cumplieron, y se le devolvió a los corrales, donde acudió por voluntad propia, sin necesidad de cabestros.
Al retirarse de la plaza, silencio para Finito de Córdoba, palmas para Miguel Ángel Perera, y algunos pitos para Alejandro Talavante.
Insisto, para ser artista, antes hay que ser lidiador, pues al toro se le domina con la lidia, y si el matador no puede o no quiere hacerlo, para eso tiene a los subalternos, para pararle el toro, y meterlo en el capote, a la antigua usanza.

Hasta el próximo Domingo, si Dios quiere.
Habrá un cartel prometedor de tres matadores en ascenso y con ganas de ser los mejores: Daniel Luque (español), Joselito Adame (mexicano), y Juan del Álamo (español), con toros de Achuri Viejo, que ojalá den buen juego.

Fuente:
JOTAGE
LUCHO SUEYRAS

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Jorge Ávila representa en Mexico a Jose Tomas



Jorge Ávila, será el representante en Mexico del

maestro de Galapagar.



"El matador de toros José Tomás incorpora a su equipo a Jorge Ávila, matador de toros y empresario de las plazas de toros de Cancún y El Domo de San Luis Potosí, nombrándolo representante en México".


Jose Tomas no torea en ruedos mexicanos desde el pasado 3 de mayo, cuando reapareció en Juriquilla tras la lesión ósea que le mantuvo en el dique seco durante toda la temporada de 2013.tres corridas en la que participó tuvieron lugar en las plazas españolas de Granada (19 de junio), León (22 de junio) y Málaga (23 de agosto).

miércoles, 5 de noviembre de 2014

ACHO EL ALMA QUE SE RECUPERA POR JOSEFINA BARRÓN



ACHO EL ALMA QUE SE RECUPERA POR JOSEFINA BARRÓN
Por: Josefina Barrón

Tiempos. Cubren, tapan, enmantelan, abrigan, mienten. Estos con machones antiguos como la tradición cuenta. Contrafuertes de cuarto de milenio que sostienen gran parte de la historia de Lima. Han visto andar a presidentes y villanos. A veces ambos en la misma e ingrata sombra, aquellas tardes de verano, antes que la feria se hiciera en octubre, cuando arreciaba el verano y se toreaba debajo del sol inclemente. Hasta que el Zeñó Manué decidiera que era oportuno vincular octubre, al Señor que hacía milagros, a la fiesta brava, a Lima y su recutecu de domingos, antes que fuera demasiado tarde y el mar, el sol, enero y la orilla, cautivasen al limeño cansado del gris. Y dejasen de forjar afición taurina.
Cuando era niña, venía al tendido nueve, barrera. Mi madre extendía su mantón de manila. Mi padre, su enorme sonrisa de ojos verdes. Una alfombra florida delante del ruedo. Pude oler la arena, oler el toro, escucharlo todo, hasta el breve espacio entre vida y muerte desde mi pequeño recinto de colibríes y flores bordadas. Pero nunca advertí los contrafuertes y arcos de una de las plazas más antiguas del mundo. En este entonces solo contaba la dimensión sensorial. La razón vendría con la madurez. Tarde.
Ana Elisa Berenguel, alguna mañana húmeda de junio, 2014. Ella es arquitecta, especialista en restauración de Patrimonio, profesora de la UNI. Su último proyecto, Casa Moreyra. La empresa que ha tomado las riendas de Acho la ha contratado para que renueve la plaza. La observo pelar la madera y las paredes de los contrafuertes con sus propias manos. Conserva la tranquilidad de quien sabe que llegará a tiempo a completar la misión encargada, a pesar de parecer, y ser titánica. Me deja ver cómo ha sido tratada la plaza. Se ha añadido capa sobre capa con elementos plásticos, con cemento, al final con tanta espesura sobre el adobe que no se le permitió respirar. Por eso fue inminente retirar y retirar, sacarle todos esos años y peso de encima, y dejarla hablar; permitirle a la plaza decirnos cosas, guiarnos hacia dónde ella quisiera llevarnos. Y eso fue lo que pasó.
Acho había sido, en el principio de la historia, intensa como su esencia taurina. Acho, la plaza, de origen en el barroco limeño, nació en un tiempo de claroscuros en una Lima que no los lograba por su cielo gris, por su falta de sol y sombras. Por eso los colores fuertes, por eso en Lima el azul añil, el amarillo ocre, el rojo almagre, todos ellos protagonistas de las paredes de la plaza alguna vez. Eso lo cuentan los testigos que encontramos en las paredes de adobe que yacían ocultas.
Hoy regresamos al pasado, buscando reconciliarnos con sus muros de adobe, reivindicándolos para la historia de Lima. Si dejamos volar nuestra imaginación, podremos ver un Acho- sueño, círculo azul añil al final de una alameda de intenso verdor, luego de un puente y un río en que sobraban camarones y vergeles. En fin. El pasado pasado es, pero Acho está, se empodera toda ella y quisiera el respeto que merece su solera. Ahora que ando por debajo de sus arcos, siento el eco de siglos de liturgia; con los ojos apretados espero que cada mano que toque uno de estos muros de adobe sepa lo que Ana Elisa y yo ya sabemos: que es mucho más que un edificio. Es el alma el que se recupera.