martes, 7 de agosto de 2018

“Roca Rey es el nuevo arquitecto del toreo”




“Roca Rey es el nuevo arquitecto del toreo” así lo afirma José Carlos Arévalo, reconocido periodista, fundador y ex-director de la revista 6 Toros 6 comparándolo con los constructores de la tauromaquia moderna Belmonte, Manolete, Ojeda y José Tomás.


¿Qué aporta Roca Rey a la Tauromaquia?
Roca Rey, con discrección, se ha encaramado a la cumbre del toreo. Su trayectoria ha sido, exactamente, la de las figuras de antaño: susurros aprobatorios de la afición cuando toreaba sin picadores, novillero puntero con caballos, aldabonazos en las plazas de primera, alternativa temprana (puntual), entrada inmediata en los grandes carteles y triunfador absoluto en casi todas las ferias.

Maticemos lo de su discreta jerarquía, pues su mando entre los aficionados es absoluto, sobre los que lo aceptan y sobre los que no, porque llena las plazas y (casi) nadie objeta los triunfos que logra. Pero su liderazgo taurino no se traduce en esa popularidad que conquista la calle, la que en su día tuvieron Joselito y Belmonte, Manolete y Arruza, El Cordobés, Paco Ojeda, José Tomás. Roca Rey es el líder de un tiempo raro, arrollador entre los habitantes del gueto taurino, desconocido para los ciudadanos de un país que ha visto prácticamente excluido su segundo espectáculo de masas de los grandes medios audiovisuales. Pero esta es otra cuestión, no la que nos interesa ahora: ¿Qué aporta Roca Rey a la Tauromaquia? Vayamos por partes.

La personalidad
La personalidad es un atributo indefinible, no se puede explicar. Ni se enseña ni se aprende. Se tiene o no se tiene. ¿Por qué este joven torero con porte de galán y cara de monaguillo concentra todas las miradas como si fueran una sola cuando se hace presente? ¿Por qué su andar pausado llena plaza? ¿Por qué sus cites se cargan de expectación? ¿Por qué a su toreo lo despierta el ¡uy! y lo legitima el ¡ole!? ¿Por qué su valor no da miedo? ¿Por qué los aficionados no quieren competir con él, como con Luis Miguel, ni protegerle, como a los toreros artistas? ¿Por qué él no compite con nadie en el ruedo sino con el toro? ¿Por qué no lo “queman” las transmisiones televisivas de sus faenas? La suma de todas las intrigas que despierta se traduce en una sola palabra: Personalidad. Y a su personalidad la avala el áura que lo precede y el halo que lo persigue. Desmitificado por los aficionados más conspicuos, como todas las figuras históricas antes mencionadas, ¿el tiempo lo consagrará también como una figura de época? Por el momento hay un hecho indiscutible: el toreo tiene un nuevo fenómeno.

El toreo
Decía Pepe Alameda, con razón, que “las figuras del toreo no tienen por qué ser los que mejor torean”. A lo que se debería añadir, “pero son mejores toreros”. Seguramente el trazo de Pepe Luis era más bello que el de Manolete, pero éste era la gran figura porque hacía embestir a un mayor número de toros, a los que toreaba con un trazo menos angélico aunque embriagado por esa personalidad heroica, de luz y sombra, que le dio el mando sobre el toreo. 

Sin embargo, Roca Rey torea bien, muy bien. Si no fuera una figura sería un buen torero. A mi modo de ver, desde un punto estrictamente taurómaco, la clave de su tauromaquia se basa en la fusión del toreo cambiado con el toreo natural. No sólo para abrir una tanda de lances o una serie de muletazos. No es el pase cambiado por la espalda para iniciar una faena, ni la arruzina sorpresiva para rematar una serie, sino el cambio que obedece, por ejemplo, al parón imprevisto de una embestida que, al cambiarla al otro pitón, se liga después a una tanda de muletazos de gran enjundia y temple. Así es ese toreo cambiado y ligado en redondo en espirales inverosímiles que se hilvanan sin pérdida de continuidad a otras espirales más asfixiantes cambiadas al otro pitón, bajo la ley de Ojeda y la sedosidad ligada de Martínez.

Este toreo con áura de milagro que destronca a los públicos, tanto con el capote, de salida o a toro picado, como, más intensamente, con la muleta, desemboca en el toreo más clásico, acoplado al toro de muchos pies y templado con el toro entregado. De ahí la estatura artística de este diestro poderoso que no es un torero de valor aunque tenga un inmenso valor, ni un torero de personalidad aunque le sobre, ni tampoco un torero de arte aunque su trazo desprenda una luz pura, de héroe juvenil, casi adolescente. La suma de las tres virtudes que caracterizan al torero-figura, valor, personalidad y arte, son la clave que hacen de Roca Rey un torero poderoso, un joven maestro.

Y la estocada. Dicen que se mata al toro como se le ha toreado –distancia, tiempo, altura- y eso suena bien. Pero mejor suena afirmar que se le mata según llega al momento supremo. Y como los toros del peruano llegan vacíos de embestida, toreados hasta el tuétano, Andrés los mata en corto y por derecho, pero interrumpiendo el tiempo del volapié un instante antes del cruce, cuando la muleta, entregada a las pezuñas del toro, descubre el sitio exacto de la muerte, sobre el que el matador se vuelca en rectitud con una contundencia apabullante, de modo que mata tanto su poderosa mano derecha como el toreo de su mano izquierda.

¿Qué aporta Roca Rey al toreo?
Empecé citando a Pepe Alameda y cierro estas líneas acudiendo a él. Afirmaba el sabio escritor taurino que en el toreo hay grandes intérpretes, pero que la tauromaquia la cambian los grandes arquitectos. Así, Belmonte, Manolete, Ojeda, José Tomás*. Después de ellos, se tuvo que torear de otra manera: a su manera. Los cuatro construyeron la tauromaquia moderna. Y hoy, Roca Rey es el nuevo arquitecto del toreo. Otra cosa es que también nos relamamos con el arte de los grandes intérpretes. Oído al parche, sabios y jóvenes cronistas de la tauromaquia que empezáis a negarle el pan y la sal.

* No incluyo a Manolo Martínez porque su toreo no se vio en España y, por tanto, no influyó en la tauromaquia española hasta que nuestros toreros, a finales de los años 90, lo descubrieron en México a través del video.

Por José Carlos Arévalo
http://www.entretoros.com




sábado, 28 de julio de 2018

Roca Rey en Zamora Julio 2018





 Primer toro: El público premió con palmas, tras un aviso, la actuación de Roca Rey ante su primer oponente de El Pilar. El diestro peruano mostró valor, mando y entrega, pero no tuvo suerte con la espada.
 Segundo toro: Faena llena de temple y cadencia de Roca Rey frente al toro que cerró plaza. Pasajes de gran toreo, aprovechando la clase del astado. Oreja tras una estocada casi entera.

Ficha
Plaza de Toros de Zamora,
Toros de El Pilar.

El Juli, palmas y oreja.
Alejandro Talavante, oreja y ovación.
Roca Rey, ovación con saludos y oreja.





sábado, 14 de julio de 2018

Octavio Chcon cuatro orejas y rabo en Cadiz




Octavio Chacón  corto cuatro orejas y un rabo este sábado, un gran momento e irrefrenable ascensión con un triunfo rotundo, en la plaza de toros de la localidad gaditana de Prado del Rey, Cádiz

Plaza de toros de Prado del Rey, Cádiz. Corrida de toros.

Toros de El Torero.

Víctor Janeiro, oreja en ambos.

Octavio Chacón, dos orejas y dos orejas y rabo.


sábado, 9 de diciembre de 2017

El Huracán de los Andes ¿la otra tauromaquia?




Renzo Taurino Riva Gensollen

El tremendismo: ¿la otra tauromaquía?

"En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Mientras fue sólo una manera valiente se aplaudió y emocionó a los públicos. En cuanto se le ha dotado de un nombre sin fortuna ha pasado a definir lo antiestético del toreo, lo despreciable y para algunos hasta ridículo; conclusión injusta, desprovista de objetividad taurina. La utilización de esta palabrota, el 'tremendismo', produce desasosiego interior y una repulsa inmediata tal y como nos la han servido y mal vendido para matadores valientes. Hay una absoluta divergencia pues de lo que ha interesado describir y mal definir. Por lo tanto, creo sinceramente que, el empleo peyorativo de la palabra 'tremendismo', muy mal adjudicado a partir de los años cincuenta al noble y esforzado arte de torear es sólo una palabra desacertada y no un hecho. Solo de pasada, me detendré en aspectos del ser del torero muy estudiados por la medicina bajo los impulsos y en función de la sintomatología ó biotipología que se dan en el torero, determinados en tres grupos: los endomórficos (gruesos, relajados, tolerantes etc.), los ectomórficos (rígidos, encorsetados, retraídos, solitarios) y los mesofórmicos (atléticos, gustan del riesgo, ruidosos y explosivos que gustan de la acción).
Otra característica peculiar y definitoria de esta especie de foto-robot del torero, léase 'tremendista', es la más conocida sin saberla el público, a saber, la 'pulsión', que es la capacidad del diestro para desarrollar una fuerza biológica inconsciente que le provoca una conducta audaz. Esta 'pulsión' es lo que vulgarmente conocemos como 'vergüenza torera', que le debe más percances a la intervención desaforada del público que al propio toro. Chicuelo II, una tarde fue increpado por el respetable: "con la izquierda, con la izquierda", le gritaban. Hizo caso y vino la cogida. Vimos también en TVE en Las Ventas como el espada Curro Vázquez, en una tarde de intensa lluvia en una grandísima faena de muleta, como fue increpado de malos modos por cierto sector de ese mal público del 7; el torero miró al tendido y se dejó coger, la cornada fue brutal, en la femoral. ¿Quien no ha oído con desdén decirle a un torero… ese, es un 'tremendista' después de jugarse la vida?
Veamos a dos toreros nacidos en el mismo año, máximas figuras, idolatrados, uno sobrio, seguro, el otro lleno de gracia, de modernidad, improvisando ante el toro. Se retan antes de la corrida y en ella llega la hora de entrar a matar el primero, arroja la muleta y mirando al otro matador se perfila tomando el castoreño y metiendo la espada hasta las péndolas; pero el otro no solo tiró la muleta y el castoreño tomó un peinecillo que le sujetaba la coleta y con ella en la mano mató al toro de soberbia estocada. ¡No! No era Antonio José Galán… ¿El Loco? Al que tanto se le acusó de 'tremendista' por hacer lo mismo con los miuras, no; eran Pedro Romero y Pepe Illo en la plaza de toros de Cádiz en 1796. Otro torero, bajito de estatura que decía "cuando oigo los clarines me olvido hasta donde me amarro la faja". Se quitaba las zapatillas y golpeaba en el testuz al toro. Quitaba al toro las banderillas una a una y daba con la punta del pie al hocico. Era desafiante a los públicos (no, no era Miguelín) era un torero de tronío, arrollador, era Francisco Arjona Guillen "Curro Cuchares", el del "Arte de Cuchares". ¿Tremendista?
Madrid, toros de Saltillo, uno hace un quite y se queda de rodillas ante el toro dándole la espalda; se acerca el otro en la gran competencia, se miran y este se tumba mirando al toro, el otro hace lo mismo y allí están los dos tumbados como en la playa. El presidente les manda a los alguaciles amonestándoles "y que se atuvieran a las normas clásicas". ¿Tremendismo? ¿Eran dos chalaos? Eran Lagartijo y Frascuelo el 11 de mayo de 1868.
Y para rematar, otro 'tremendista', fue en Sevilla, un 23 de abril. Quinta corrida de Feria, toros de Guadales con dos monstruos del toreo, mano a mano y, así lo describió el crítico más importante del momento: "Se ha mostrado hoy en dos distintos aspectos, uno en el que a mi me gusta, porque es en el que menos le conocía, en el de ¡valiente, valiente! con un manso desabridote y reservón. Se salió de la suerte andando de rodillas y encima de él le ha metido la muleta en los hocicos pegándole después con la rodilla en la cara, (no, tampoco era Miguelín) asiéndole del pitón. Las ovaciones tronaron unánimes en los oídos del torero. En su otro aspecto en el de torero sabio y de recursos en el que no se si porque le conozco más, le admiro menos, hoy le he encontrado admirable". Firmado- Cesar Jalón 'Clarito en 1920'. El espada era Joselito, ¿que era también un tremendista? Y el otro, Juan Belmonte, un heterodoxo, también un 'tremendista' y después puro ortodoxo; en qué quedamos. Al final de todo, ya lo dijo Campoamor: "… todo es según el color del cristal", etc.
A 'Miguelín', sabio entre los sabios, críticos de pluma fácil le llamaron 'tremendista', decían que llevaba el libro de la tauromaquia bajo el brazo; pero lo había leído al revés. Pues en su memoria y crédito, aprovecho recordarlo este domingo para el buen entendimiento y saber de los aficionados que, de verdad, ya van quedando muy pocos. DS



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Las bellas mujeres de Acho




Siempre se ha hablado mucho de la mujer en los tendidos de la plaza de Acho, bellas y maravillosamente vestidas, dando un tinte de color al ambiente y lógicamente al espectáculo. ¿Verdad que no se concibe una corrida de toros sin la presencia de guapas limañas en los tendidos? Así mismo ataviadas con sombreros y mantones , en otras ocasiones bellas amazonas en elegantes Caballos Peruanos de Paso recorriendo la arena, dando un toque castizo al acto y no nos olvidemos que en alguna ocasión hemos presenciado a una dama a caballo ataviada con traje de alguacilillo  pidiendo la llave para dar comienzo a la corrida. (España)

!! Va por ellas !!!



Luis Sueyras, Lucho

miércoles, 15 de noviembre de 2017

¡Presentamos libro de fotografías inéditas y conversatorio con los toreros de la tercera de abono!




Tenemos el gusto de invitarles a nombre de Fomento Cultural Tauromaquia Hispanoamericana a la presentación del libro Retratos, del afamado fotógrafo mexicano Óskar Ruizesparza, que muestra inéditas capturas de grandes figuras del toreo y esperó 25 años en ser editado.

Del mismo modo, el programa continúa con el conversatorio donde intervendrán los diestros Manuel Escribano, Paco Ureña y José Garrido, terna que conforma la tercera corrida de abono de nuestra feria, con el apoyo de la Peña Taurina "El Puntillazo".

La cita es este sábado 18 en el salón Virreynal del Country Club Lima Hotel desde las 8 de la noche.




miércoles, 8 de noviembre de 2017

¡VIVE UNA TARDE CAMPERA CON ANDRÉS ROCA REY!




Nuestra primera figura compartirá con los abonados de la Feria una tarde campera así como una clase práctica de toreo.

Buscando acercar mucho más la fiesta a los abonados, Casa Toreros Consorcio Perú organiza este
viernes 10 desde las 2 y 30 una tarde campera con Andrés Roca Rey, donde cada uno de los asistentes podrá compartir, conversar y disfrutar junto a esta gran figura del toreo.

Del mismo modo, Roca Rey impartirá una clase práctica de toreo a los abonados que participen en el evento, mostrando la ejecución de lances y pases para posteriormente ponerlos en práctica en el ruedo.

Como nota especial, entre todos los abonados asistentes se sorteará un capote autografiado por el Gallo Peruano, detalle único para lucir con orgullo por quien tenga la fortuna de ganarlo.

La cita es en el Cortijo La Esperanza del distrito de Pachacamac y los abonados podrán inscribirse para participar en este enlace: http://bit.ly/DiaCamperoAcho2017